Miseria y oro

 


Sentado en el asiento del conductor de un Seat 124 Sport granate, el Piti fumaba nervioso. Sus ojos saltones controlaban la joyería de enfrente. Dentro del local, su colega el Chano encañonaba al dueño con una recortada del calibre doce.

—¡Echa dentro la pasta — puso una bolsa de deporte sobre el mostrador—, o te sacudo dos tiros!

—Tranquilo, muchacho—dijo el joyero, mientras iba guardando el dinero dentro de la bolsa.

—Ahora las joyas —el Chano acercó la escopeta a la cara del hombre—, ¡date vida!

—¡Por favor, no dispares!

La bolsa estaba llena hasta la mitad.

—¡Tírate al suelo!

El joyero obedeció.

–Como levantes la puta cabeza, te la reviento.

El delincuente caminaba de espaldas hacia la salida. En el escaparate, junto a la puerta, vio una caja de terciopelo con la tapa levantada. Contenía un anillo grande, de oro y con un enorme diamante en el centro.

«Esto pa mi vieja». Y se la guardó en el bolsillo del chándal.

Salió de la joyería por patas. Antes de llegar al coche, su colega ya había arrancado, por lo que tuvo que perseguir al vehículo.

—¡Corre, Chano, joder! —gritó el Piti.

Tras unos metros de carrera lograba subirse al Seat. Escondió la bolsa con el botín y la recortada bajo su asiento.

—¡Te pide rally, Piti! —gritó el Chano, mientras golpeaba el salpicadero con los puños.

Los dos eufóricos quinquis pusieron rumbo al extrarradio. En el radiocasete sonaba Me sabe a humo, de Los Chunguitos, a toda hostia. Parecía un palo limpio, pero habían dejado un cabo suelto…

 

Joaquín se asustó al ver el coche granate pasar a toda velocidad. Cerca del estudio del arquitecto, donde ejercía de administrativo, se agachó al ver que llevaba un cordón desatado. De reojo, reparó en una caja de terciopelo sobre el asfalto. Con ella en las manos, por simple curiosidad, levantó la tapa para ver que había dentro.

«Coño».

Miró alrededor y, como no pasaba nadie, se la guardó sin pensarlo. Ya lo pensaría después, ahora bastante tenía con controlar los nervios. Frente al portal donde trabajaba observó bastante revuelo, pero como iba justo de tiempo no se detuvo. Tampoco fue directo a su mesa, sino que se encerró en el baño para volver a contemplar aquel anillo y su espectacular diamante.

«Es precioso. Si tuviese dinero, sin duda, se lo compraría a Sagrario para pedirle matrimonio».

 Temblando, guardó la caja en el bolsillo y fue a sentarse.

Su jefe entraba en ese momento a la oficina.

—Buenas tardes, Joaquín. ¿Te has enterado?

—¿Enterarme, Don Adolfo?

—Si, al parecer, han atracado la joyería de aquí al lado. Huyeron en un coche.

Un escalofrió recorrió la columna vertebral de Joaquín.

«Entonces, podría ser que el anillo…»

—Vi que había jaleo, pero no pregunté qué pasaba.

—Pues un atraco a plena luz del día. No sé dónde vamos a llegar, hijo. Si alguien que yo sé estuviese vivo, otro gallo cantaría.

El jefe se fue hacia su despacho y Joaquín comenzó a redactar un par de cartas que tendría que enviar al día siguiente. Con cada pulsación en la Olivetti, por su cabeza solo rondaba un pensamiento.

«El que roba a un ladrón, tiene cien años de perdón».

Antes de finalizar las cartas, había decidido quedarse el anillo y tramado un plan para contarle a su novia. Un préstamo de Don Adolfo, que podría devolver a plazos.

Salió del trabajo deprisa, corriendo hasta su Ford Fiesta. Conducía rápido, pensaba en Sagrario. Ahora contaba con la sorpresa del anillo y, por fin, podría pedirle matrimonio. Tomó el desvió de la Nacional, ya solo faltaban seis kilómetros y además no había tráfico.

Nando, con un mono terrible, conducía su Vespino por la Nacional. Fue testigo privilegiado de cómo aquel ciervo, se atravesó delante del Ford Fiesta. El coche consiguió esquivar al animal, aunque perdió el control y acabó chocando violentamente contra un árbol. El yonqui detuvo la moto y corrió hacia la parte delantera del vehículo. El conductor estaba inconsciente y sangraba por un oído.

«Joder, este tío está frito».

No pasaban coches, por lo que Nando no dudó en registrarlo. El tipo apenas llevaba pasta, pero en un bolsillo guardaba una caja de terciopelo. El yonqui levantó la tapa y flipó al ver el anillo de oro con su espectacular diamante. Se lo guardó y, a toda hostia en la Vespino, se piró.

Joaquín quedaba abandonado a su suerte. Sagrario recibiría una llamada espantosa y el anillo…

 

El anillo llegaba al poblado de la droga.

—Paca, mira que diamante. Además, es colorao del bueno, joder—dijo Nando.

La gitana mordió la joya y le dijo a su hija:

—Es bueno. Pésale veinte gramos al payito y que se largue.

Nando salió por piernas con la heroína. Paró la moto debajo del puente de siempre. Mientras se preparaba el chute, tiritaba por culpa del mono. El jaco era de primera y estaba sin cortar, con lo que el pico le supo a gloria, pero le mandó directo al otro barrio.

El cuerpo lo encontró un pastor a la mañana siguiente. La policía, gracias a que el drogadicto estaba fichado, contactó con la familia para que acudiese a reconocer el cadáver. La madre no tuvo fuerzas para hacerlo y el padre había desaparecido antes de que Nando naciera. Al final, fue su hermano.

El forense levantó la sabana.

—Si, es Nando— dijo el Chano.


Comentarios

  1. Qué buen relato, Pedro: ritmo trepidante, diálogos veloces y una estudiada ambientación en los años setenta/ochenta en España donde la heroína hacía estragos entre los segmentos más desfavorecidos de la población. Felicidades también por saber utilizar la jerga de la época narrada que además entronca con ese cine quinqui que tan bien parado ha salido con 'Las leyes de la frontera' en la reciente gala de la Academia de Cine.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, Miguel. Como bien dices, lo de la heroína fue brutal. Vi 'Las leyes de la frontera' no hace mucho. Es algo mas blandita que las de los 80 de Eloy de la Iglesia, De la Loma y CIA , pero me gustó. Muchas gracias por tu visita y por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Jopé! Excelente, tal cual si fueses José Antonio de La Loma rodando El Vaquilla, Además, has creado el relato policial merchero (o quinqui) circular, toda la acción expandida en ondas que al final el lector comprueba agradado el retomo al inicio argumental. En lo que a mi toca, crecí en un barrio chungo( desde gitanos que snifaban demasiado pegamento a payos pervertidísimos, tuve que aprender a defenderme y a relativizar, y siempre estábamos en un ¡ay! ante las truculencias brutales que sucedían. Echo la vista atrás y parece "El Caso" mi propia vida, pero uno se crece ante las dificultades, además luego me inmunicé afortunadamente en demasía.
    Debo decir que has sido muy fiel a las truculencias de Capote, por lo tanto ¡¡¡¡Buen Palo!!!!
    Y te lo digo a lo quinqui....¡¡¡¡¡¡Un peñascaró a tu salud!!!!! ⚔⚔⚔

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juan. Me alegra que te haya gustado el relato además , como cuentas que has vivido en un barrio caliente, eres conocedor, jejeje. Brindo contigo también. Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  3. Hola Pedro, un relato que te atrapa desde el inicio. Muy acertado el título que le pusiste al relato, no dejo de pensar en el agudo contraste entre la belleza, lujo y glamour de las joyas y lo sórdido que las envuelve, por donde provienen o por los bajos sentimientos que inspiran al ser humano que quiere tenerlas a toda costa. Muy bueno, suerte en el concurso.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana. Me alegro que te haya gustado. Firmo todo lo que escribes.
      Mucha suerte.

      Eliminar
  4. Un relato muy bueno, donde se cierra el círculo con el mismo ladrón que cogió la joya, ignorante completamente de todo lo que ha ido sucediendo desde su primer acto. "Esto pa mi vieja". La misma que al final llora desconsolada... por el hijo muerto. Juegas con la idea del "fatum" o destino, en el que los humanos son como piezas movidas por una mano misteriosa... También sugiere una maldición en la joya, ¿qué pasará con la gitana?
    Me ha encantado todo, lo he seguido asombrada por la enorme naturalidad que has conseguido, no sólo con el argot en los diálogos del mundo marginal, sino también en el modo en que la piedra va saltando de uno a otro.
    Felicidades. Mucha suerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Maite. Mucha suerte para ti también y me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Un relato trepidante, Pedro. Bien contado y con la atmósfera adecuada. Me ha gustado mucho.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Pedro. Un relato muy cinematográfico con escenas muy logradas y muy buena ambientación. Has recreado la época con muchísima naturalidad y logrado una historia ágil y con mucho ritmo. Felicidades y mucha suerte.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Pedro. Te ha quedado un relato redondo y con el karma de por medio. Me encantan las historias de vidas cruzadas, son muy ingeniosas, y la tuya no se queda atrás. Me encantó cómo van enlazándose las historietas generando una trama que acaba con un final que dota de un sentido magnífico y un regusto bien grande.
    Genial propuesta, compañero.
    Un abrazo y mucha suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pepe. Suerte también para ti. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Muy buen trabajo Pedro, un relato circular en el que el anillo que roba el Chano se lleva por delante a dos personas, incluido su propio hermano, y deja llorando a la que iba a ser la madre destinataria de la joya. Una ambientación ochentera perfecta, la época de las drogas, la jerga de los quinquis, el seat y el ford fiesta, la música de los Chunguitos, el poblado gitano... todo contribuye a situarnos en la época y meternos dentro del relato. Muy buenos diálogos, adaptados al nivel social de los protagonistas y con un aparte para Joaquín, que pertenece a otro mundo. Gran trabajo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu amable comentario, Jorge. Has pillado todas y cada una de las referencias del relato. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hola Pedro, es toda una película. De hecho la historia de los quinquis me es muy cercana. Recientemente he visto la película "las leyes de la frontera" y me he sumergido en tu historia poniéndole cara a todos los ladrones. El ritmo es buenísimo. Todo un guión cinematográfico. Habéis coincidido varios compañeros en la temática "robo del diamante". Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Emerencia. Si, la peli que comentas es también un homenaje a esas pelis de los 70 y 80. La he visto y es un poco mas blandita que las de Eloy de la Iglesia y compañía que son las que van mas en la línea con mi relato. Muchas gracias por tu cometario y tu visita.

      Eliminar
  10. Ya por el simple hecho de nombrar el Seat 124, el “si estuviese vivo” y el “Me sabe a humo” de Los Chunguitos nos sitúas en la época, (lo imagino finales de los 70 principio de los 80)., y esto es de escritor inteligente, no mencionar fechas pero darnos miguitas de pan para datarlo.
    Todo lo demás lo bordas, Pedro. El medio argot, lo fluido de los diálogos, la urgencia del atraco y la escapada, los apodos de los quinquis…y hasta el “coño” de administrativo, el carácter apocado y hasta el del facha de su jefe. Todo el elenco de personajes que has perfilado.
    Es un relato de diez y medio, el viaje del anillo y como se intercala en la vida de los que lo encuentran… a saber que hizo el ovejero con el anillo, o el anillo con el pastor.
    Magnífico aporte, Pedro. Me ha encantado desde el título hasta el final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario tan amable , Isabel. Me alegra que te haya gustado. Gracias por pasarte y por tu lectura.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Miseria y oro era (es) uno de mis relatos preferidos para esta convocatoria. Te felicito Pedro por tu mención en Tintero . Hasta pronto, compañero.

      Eliminar
    3. Te lo agradezco , Isabel. Muchas gracias. En nada , volvemos a leernos.
      Que tengas buena semana.

      Eliminar
  11. Jo, que mal fario tiene el anillito. Una historia de la España quinqui, trepidante como fueron aquellos años.
    Un saludo y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Angel. Pues si , trepidante es la palabra perfecta para definir aquellos años. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Hola Pedro,
    Relato bien llevado con una voz narrativa oportuna. El resultado es redondo. Como se ha dicho en comentarios anteriores funciona como si de un guion se tratase.
    Te deseo que tenga buena acogida en la puntuación final.
    Un abrazo y salud

    ResponderEliminar
  13. Vaya historia la de este anillo, Pedro. No el Anillo Único dio más vueltas. Eso sí, como el de Sauron, éste también va sembrando su paso de desdichas.
    Muy interesante tu propuesta. Los diálogos están perfectos y la trama circular (como el anillo protagonista) está muy buen redactada.
    Te deseo lo mejor en el concurso. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura y por tu comentario , Bruno. No soy muy fan del universo Tolkien , aunque tengo entendido que el anillo también da unas cuantas vueltas.
      Saludos.

      Eliminar
  14. Una historia que se cierra sobre si misma. Con un remate final redondo; como no podía ser de otra manera. El vocabulario muy adecuado para la narrativa elegida, y el ritmo trepidante. Muy buena historia.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Francisco. Te leí y he de decirte que tu propuesta, me encanto.
      Abrazo.

      Eliminar
  15. Las joyas y el crimen van de la mano, pero adquirirlas de esa manera precisamente termina uno en la morgue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jose. Pues si , muchas veces van de la mano. Y no siempre se acaba bien parado, jeje. Saludos y gracias por tu comentario y visita.

      Eliminar
  16. Cuantas veces el origen de un regalo pudiera ser similar al que narras.

    Bien escrito, bien hilado y bien ambientado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Albada. Más de las que nos pensamos. Muchas gracias por pasarte.
      Abrazo.

      Eliminar
  17. La joya fue pasando de mano en mano hasta que no hubo más manos en la cadena de hurtos, ¿o sí? Nos quedaremos con las ganas de saber qué hizo la madre del drogata con ese anillo.
    Una historia que va encadenando hechos y personajes a la perfección. Original, fantasiosa, pero muy creíble. Me ha gustado mucho.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Josep. Me alegra que te haya gustado. Saludos.

      Eliminar
  18. Hola, Pedro!! Tu relato es muy duro, triste y a la vez realista. Me ha gustado mucho cómo lo has narrado, los diálogos y ese final que cierra la historia de un modo circular. Enhorabuena!! Suerte y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cristina. Al final , las vidas de estas personas eran duras de verdad. Siempre dicen que la realidad supera a la ficción. Un saludo y muchas gracias por tu lectura y comentario.

      Eliminar
  19. Hola, Pedro. Tu historia se lee como si estuviéramos subidos en uno de esos ochenteros coches a toda pastilla. De una u otra forma el anillo llegó a su destino, eso sí sin dejar títere con cabeza. En la segunda parte acaba en una casa de empeños de muy dudosa reputación y cada cliente que lo adquiere acaba igual de muerto que los de la primera entrega volviendo tan siniestra joya al mismo perista para seguir con su maldición. Saludos y suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, JM. Muchas gracias por tu lectura y por tu comentario. Saludos.

      Eliminar
  20. Muy bueno, Pedro. Excelente raid le ha tocado al diamante. Y un excelente narrador. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Beba. Te agradezco el comentario y la lectura.
      Saludos.

      Eliminar
  21. Hola, Pedro. El título dice mucho de que va esta historia. Yo diría que más de lo primero que de lo segundo, porque lo del oro se queda en nada: una ilusión frustrada, un pico mortal, un joyero esquilmado. Como la vida misma de ese lumpen en aquellos días. Me ha gustado el fondo, el retrato de la época y del estilo de vida. Muy logrado. Un brazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Isan. Pues si , en aquellos tiempos había zonas en algunas ciudades donde la vida era así. Te agradezco la lectura y el comentario. Yo también he disfrutado con tu atraco.
      Abrazo.

      Eliminar
  22. La miseria humana a lo que llevó al pobre Nando . Y cierto, que tienes un refrán " quien roba a ladrón tiene 100 años de perdón" pero aquí te regalo otro " nadie sabe para quien trabaja" o " cachicamo trabaja para Lapa" a dónde fue a parar el anillo. Saludos cordiales desde Venezuela. Raquel Peña de Perlas narrativas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Raquel. Te agradezco tu comentario y tu lectura. Me apunto los refranes, me gustan mucho la verdad. Saludos para ti .

      Eliminar
  23. Hola pedro, casi no llego un relato muy de la época de los 80
    Cuando el " Jaco" mataba a tanta juventud, y más en aquellos barrios marginales.
    Que no entran la policía, me a gustado el giro que le has dado, ahora veremos que pasa con el botín. Te deseo mucha suerte en tu relato del tintero, besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Flor. Esa época es la que he elegido, una muy dura. Te agradezco tu lectura y el comentario. Besos.

      Eliminar
  24. Hola Pedro una historia trepidante uff cuantas cosas pasan y que fuerza tiene toda la trama desde el principio hasta ese final tan trah

    ResponderEliminar
  25. Se me cortó el comentario anterior y lo dejé a medias.
    Como iba diciendo ese final tan trágico que acaba con las ilusiones del protagonista.
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Puri. Muchas gracias por tu comentario y por tu lectura.
      Saludos.

      Eliminar
  26. Esto es lo que yo llamo una trama circular: empieza y acaba en el mismo sitio, entre comillas. Al anillo debería llamárselo "la joya asesina", menudo recorrido.
    Muy bien traído el le1nguaje y ese karma que te lo devuelve todo.
    Al final lo de los cien años de perdón... v ser que no.
    Suerte en el concurso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, MJ. Más bien seria "el que la hace la paga", jejeje. Gracias por tu lectura y comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  27. Hola, Pedro. Es difícil añadir algo a los valiosos comentarios de los compañeros que han analizado minuciosa y acertadamente el relato. Sólo me cabe sumarme a ese aplauso general y felicitarte por este gran trabajo. Ciertamente la jerga quinqui, el ambiente y la circularidad del relato son dignos de mención. Un saludo y suerte en el Tintero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jose. Me alegra que te haya gustado el relato. Gracias por tu lectura y por el comentario. Saludos.

      Eliminar
  28. Hola Pedro. El relato me atrapó del inicio al final. Me gustó descubrir lo acertado del título con el diálogo final, al comprender, que de manera casi cíclica, todos los que poseyeron el oro, sufrieron una miseria. Ya que es la mala intensión que remueve los más bajos sentimientos del hombre los que los lleva a caer trágicamente. Muy buen relato.
    Suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Cynthia por tu lectura y por tu comentario. Pues si , muchas veces es lo que lleva consigo.
      Saludos.

      Eliminar
  29. Me suena a unas vidas cruzadas que al final cierran el círculo , aunque al circulo le van faltando trozos porque muchos protagonistas se quedan por el camino, parece un anillo maldito.
    Y al final, despues del accidente, tambien me pareció el juego de "donde esta la bolita?".
    La ambientación es magnifica. No solo por los modelos de los coches, sino de tratamiento de "don" del jefe, el "si franco levantase..."
    Ah, si. El uso de las comillas romanas, como representacion de pensamiento literal, sin llegar a especificar que son pensamientos apoyandose simplemente en el contexto.
    Saludoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gabiliante. Si , los detalles han ayudado a enmarcar el relato bien en esa época en España. Gracias por pasarte y comentar.
      Saludos.

      Eliminar
  30. Hola Pedro, felicidades por tu noveno puesto, en mi opinión este relato merecía un mejor puesto, creo que era de los mejores trabajos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jorge. Son relatos que no casan con el gran publico, pero a quien le gustan , le gustan de verdad. Pronto nos volveremos a leer.

      Un abrazo.

      Eliminar
  31. Genial historia, Pedro. Me has llevado al cine de la mal llamada Transición. Se tienen que hacer más entradas de este tipo. El aspecto feo de la vida existe y está vigente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, compañero. Si, el homenaje a las pelis de Eloy de la Iglesia y CIA. Cine quinqui me gusta mas, aunque también esta ya muy explotado. A mi ese mundo feo y salvaje es el que me gusta y es el que me acompaña en mis lecturas.

      Eliminar
    2. muy interesante lo que cuentas y lo que te comentan
      sin lugar a dudas volveré

      Eliminar
  32. Felicidades, Pedro, por esa mención. Estoy con Jorge, este trabajo era de los mejores, quizá, como dices, es un tipo de historia que no cala en mucha gente, aunque te animo que sigas con este estilo (o el que quieras) que se te da de lujo y te divierte, y eso se nota en el resultado.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tus palabras, Pepe. Siempre hay que escribir lo que a uno le gusta, siempre. Stephen King dice : Primero escribe para ti , después para los demás. Con esto , está todo dicho. Nos leeremos pronto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  33. Hola, Pedro. Me ha encantado tu relato. Excelente ambientación, con una dicción y caracterización en los diálogos muy buena. El ritmo, trepidante, como el atraco y sus protagonistas. La trama deja el relato redondo y te hipnotiza desde la primera frase hasta el suspiro final.

    Muy buen relato, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Carles. Me alegro que te haya gustado. Esta edición no he podido leerte por tu ausencia "justificada", pero estaré encantado de leerte en la siguiente.

      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario